Recursos para manejar la salud emocional después de un evento traumático

11 de enero de 2017

Los eventos traumáticos son inesperados, repentinos y en general, violentos. A pesar de que en muchos casos no dejan lesiones físicas, el daño emocional puede ser severo.

Las personas que han vivido eventos traumáticos pueden experimentar emociones fuertes como ansiedad, temor, tristeza y otros síntomas de depresión. Todas esas son formas de responder y reaccionar ante la situación vivida. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este tipo de emociones son normales siempre y cuando sean temporales y no interfieran con la vida y funcionamiento cotidiano de las personas.

¿Cómo recibir apoyo emocional inmediato?

Para recibir respuestas inmediatas de un consejero sobre su situación, llame a la Línea de Ayuda al 1-800-985-5990 (presione 2 para español) o envíe un mensaje de texto con la palabra “Hablanos” al 66746 desde el territorio continental de Estados Unidos. Desde Puerto Rico o las Islas Vírgenes Americanas envíe el texto “Hablanos” al 1-212-461-4635.

En esta página web puede encontrar más información en español sobre cómo recibir apoyo emocional.

¿Qué puede suceder después de un desastre u otro evento traumático?

Las reacciones más comunes después de una situación traumática incluyen:

  • Consumo (o aumento de consumo) de alcohol y otras drogas
  • Dificultad para tomar decisiones, incluso las más sencillas
  • Dolores de cabeza, espalda y problemas estomacales
  • Incredulidad (negación) y choque emocional
  • Pérdida del apetito
  • Pesadillas y pensamientos recurrentes sobre el evento vivido
  • Problemas para dormir o concentrarse
  • Sensación de no poder hacer nada para mejorar la situación
  • Temor y ansiedad sobre el futuro
  • Tensión e irritabilidad
  • Tristeza, desgano, falta de motivación, llanto

¿Qué puede hacer para superar su situación?

  • Cuídese a sí mismo: aliméntese adecuadamente, haga ejercicio, duerma lo suficiente, descanse cuando lo necesite, trate de mantener su rutina.
  • Esté en contacto con otras personas: evite aislarse de los demás. Pase tiempo con sus seres queridos.
  • Evite consumir alcohol y otras drogas: a largo plazo, el consumo de sustancias adictivas como el alcohol y otras drogas solo aumentan los niveles de estrés.

¿Cómo ayudar a los niños y jóvenes?

Los ataques con armas de fuego en nuestras ciudades, los desastres naturales o los accidentes también pueden causar miedo, ansiedad o confusión en los niños y adolescentes. En algunos casos, la exposición de los niños a la violencia en la televisión puede provocar las mismas emociones.

Los padres, cuidadores y maestros pueden utilizar las sugerencias de esta guía para identificar las reacciones comunes, responder de forma efectiva y saber cuándo buscar apoyo profesional.

¿Cuándo es adecuado buscar ayuda profesional?

Algunas personas logran manejar por sí solas y con ayuda de sus seres queridos los efectos emocionales y físicos que puede dejar una situación traumática.

En muchos casos este entorno no es suficiente y el estrés llega incluso a agravarse. Por ejemplo, las personas pueden sentirse constantemente nerviosas o tristes, lo que podría afectar sus relaciones interpersonales y hasta su rendimiento en los estudios o en el trabajo. Cuando esto ocurre es el momento de buscar el apoyo emocional de un profesional entrenado y experimentado en temas de salud emocional y mental. Este tipo de profesionales puede ayudar a niños, adolescentes y adultos a aliviar el estrés y el impacto emocional causados por el trauma.

Volver al inicio

También le puede interesar …

Comparta esta página: Facebook Twitter Email

Volver al inicio

¡Su opinión es importante para nosotros!